La digitalización del sector farmacéutico debe tener en cuenta dos particularidades de este entorno: hablamos de la salud y el bienestar de las personas y, además, contamos con límites legales. Estos dos factores definen, sin duda, las estrategias de marketing farmacéutico

Si bien con la pandemia ha aumentado la inversión en marketing del sector, se siguen cometiendo errores que limitan su alcance. Algunos de ellos son los siguientes:

1. Reticencia a la digitalización

La transformación digital implica un importante cambio cultural. Es común que esto genere rechazo por los costes y por el esfuerzo en integrar en un nuevo sistema los procesos ya establecidos.

2. Desconocimiento del mercado

En un contexto de crisis, con una economía cada vez más globalizada y una competencia muy dura, conocer el mercado es fundamental para anticiparnos a lo que necesita el Buyer Persona, innovar y diferenciarnos. Identificar el segmento del mercado al que nos dirigimos y alinearlo con los objetivos de marketing es esencial para aumentar las ventas, y es algo en lo que no siempre se invierte tiempo.

3. Planteamiento de objetivos inadecuado

Un error frecuente es fijar objetivos demasiado genéricos. Establecer objetivos SMART e incluirlos en el plan de acción evitará que hagamos cosas sin saber por qué. 

4. Falta de branding

El desconocimiento de la marca es uno de los grandes problemas a los que se enfrentan las empresas del sector a la hora de crear una estrategia de marketing farmacéutico. El público confía más en las marcas que conoce. Trabajar para conseguir una marca con autoridad, posicionarla bien y acercarla al público es clave para aportar seguridad a los consumidores. Todo esto se logra con una estrategia de Inbound marketing farmacéutico.

Nueva llamada a la acción

Nueva llamada a la acción

5. Desconocimiento del público objetivo

Segmentar correctamente a los Buyer Personas es fundamental para el éxito del marketing en el sector farmacéutico. Un fallo común es dirigirse a segmentos demasiado amplios y poco definidos, malgastando recursos. Conocer la ubicación geográfica del público nos permitirá enviar mensajes personalizados y relevantes que conviertan.

6. Falta de datos para contactar al público objetivo

No solo debemos definir al máximo al Buyer Persona, tenemos que conseguir su información de contacto para facilitarle contenido de valor y orientarlo a lo largo del proceso de compra. Conseguir una base de datos de calidad es muy importante. Para ello hay que diseñar una estrategia de generación de leads que incluya formularios, landing pages, newsletters, etc.

7. Discontinuidad en el seguimiento de un proyecto 

El control y el seguimiento continuo del plan de marketing es imprescindible para alcanzar los objetivos marcados. Es algo que exige tiempo y esfuerzo, por lo que no suele tenerse en cuenta, pero solo así lograremos detectar fallos, encontrar nuevas oportunidades y realizar los ajustes necesarios en la estrategia de marketing farmacéutico. 

8. Falta de medición y optimización de las campañas

Identificar las métricas que ayuden a entender la eficacia de las acciones es la única manera de optimizar el presupuesto de marketing y mejorar los resultados. En el marketing digital se puede medir todo y hacerlo es necesario para definir el ROI y mejorarlo.

9. Ahorrar tiempo en optimización de recursos

No es buena idea escatimar en la mejora continua y la monitorización porque estaremos perdiendo tiempo y dinero, y sacrificando resultados.

10. Pensar a corto plazo y no a largo

El éxito de una estrategia de marketing farmacéutico, sobre todo si apostamos por un planteamiento Inbound, se cocina a fuego lento. Por eso, es tan importante considerar y corregir estos errores, y contar con una gestión optimizada y las herramientas adecuadas.