Con el análisis de datos en el marketing online  conseguiremos  información  detallada de nuestro público, que va más allá de los datos demográficos básicos. Al analizar la información de marketing podemos incorporar datos relacionados con comportamientos, estilos de vida, intereses, rasgos de personalidad, motivaciones, etc. Por tanto, su estudio implica a distintos departamentos, desde marketing a ventas, pasando por desarrollo de producto e IT.

¿Para qué sirve el análisis de marketing digital?

El análisis de la información de marketing digital es muy útil para segmentar audiencias, saber qué opinan nuestros clientes, identificar buyer personas, detallar el customer journey, estudiar la usabilidad de nuestra web o app, saber qué factores clave son relevantes para mejorar la variable que nos intereses, etc.

Hay que tener en cuenta que sin datos no se puede automatizar el marketing, algo indispensable para optimizar tiempos y esfuerzos, ganando productividad y mejorando la integración de los distintos canales. Además, la automatización también es una herramienta fundamental para el Inbound Marketing.

Por otro lado, el análisis de la información de marketing servirá para mejorar la estrategia digital de nuestra marca, incluyendo la de contenidos, la de Social Media, la de SEO y la de experiencia de usuario (UX).

Otra de las ventajas del análisis es que podrás tomar decisiones apoyadas por datos objetivos. Esto te permitirá orientar mejor los esfuerzos de marketing y reducir costes. 

¿Qué métricas hay que tener en cuenta?

Dependerán del tipo de negocio y del sector, si bien en marketing digital siempre se señalan cuatro objetivos a cumplir: lograr ingresos, registros, engagement y fidelización. En función de ellos habrá que considerar:

  • Ingresos: ingresos totales y por canal, tasa de conversión, ticket medio, número de transacciones, productos más vendidos en general y por canal, conversión de PPC (Pay Per Click) y valor de usuario.
  • Registros: número de registros total y por canal, coste de adquisición del cliente.
  • Engagement: no solo se mide en redes sociales; sabremos el compromiso de nuestro público segmentándolo en tres criterios: su última compra, la frecuencia de estas y el valor del usuario.
  • Fidelización: se obtiene analizando la rentabilidad del cliente, su tiempo de vida, su lealtad y grado de satisfacción.

Con todas estas métricas se puede construir un dashboard básico, que se irá alimentando con la información extraída del CRM, de las redes sociales y de las campañas de e-mail marketing.

Así, podremos obtener el porcentaje de clientes conseguidos a través de marketing y la de clientes influenciados por marketing. De esta manera es posible elaborar informes sobre el desempeño del departamento de marketing, clave para saber qué presupuesto dedicarle o qué nuevas estrategias adoptar. 

Por tanto, el análisis de marketing digital es una herramienta imprescindible tanto para automatizar el marketing como para definir acciones a futuro.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…