Para que una empresa tenga un crecimiento sostenible es necesario elaborar un plan de desarrollo de negocios. Resulta una herramienta imprescindible para fijar la estrategia que hará que el proyecto resulte competitivo y alcance los objetivos en los plazos marcados. También determina la viabilidad y es una ayuda esencial para conseguir financiación.

Consideraciones a la hora de elaborar tu propio plan de negocios

Para crear un plan de desarrollo de negocios completo y coherente es necesario tener en cuenta estos puntos:

Definición del mercado

Analizar a quién te diriges e identificar a tu competencia es básico para entender el potencial de crecimiento de tu proyecto y las distintas alternativas para entrar en el mercado.

Definición del posicionamiento 

¿Qué atributos de tu producto o servicio son diferenciales y generan valor real para tus clientes? ¿En qué se pueden mejorar para aumentar ventas con un coste ajustado?  

Definición de objetivos

Los objetivos de negocio deben ser SMART. Debemos definir en qué plazo los vamos a lograr y a través de qué acciones o tareas, así como el presupuesto y los recursos necesarios y la asignación de tareas y responsabilidades.

Análisis del entorno 

Es fundamental en un plan de desarrollo de negocios estudiar a la competencia, conocer las condiciones en las que vamos a negociar y los canales que vamos a emplear. Cuanto más sepamos sobre lo que sucede en el entorno, desde los competidores a las tendencias, mejor.

Estrategia de marketing y ventas 

El plan de marketing debe estar en consonancia con todas estas consideraciones. Una vez identificamos las ventajas competitivas, los Buyer Personas y el nicho de mercado, tendremos que elegir canales y mensajes para hacer llegar nuestra propuesta de una forma eficiente a nuestros clientes.

 

En MARATUM hemos reunido estas cuestiones en un plan estratégico que llamamos Plan Digital de Crecimiento para empresas. Contempla siete elementos clave que deben estar optimizados y trabajar coordinadamente para lograr el éxito:

  • Posicionamiento de marca: debe poner al cliente siempre en el centro. Lo primero es identificar a los distintos Buyer Personas, para crear los mensajes más ajustados a cada uno.
  • Infraestructura web: tu web es la herramienta de marketing más poderosa. Con una página bien planificada, atractiva y flexible atraerás clientes potenciales y serás capaz de convertirlos en leads
  • Estrategia de tráfico web: plantear una estrategia de tráfico con un plan de contenidos eficaz, SEO y acciones en redes sociales mejorará la conversión.
  • Estrategia de generación de oportunidades de venta (leads): la idea es ofrecer soluciones a los clientes potenciales que atraemos. La clave es diseñar un sistema de generación de oportunidades de venta para transformar esas visitas en leads.
  • Estrategia de habilitación de ventas: una capacitación dotará a tu equipo de herramientas para cerrar más ventas, a través de una profunda comprensión de los flujos de trabajo y de la implementación y aprendizaje de uso de un CRM.  
  • Estrategia de Lead Nurturing o “cultivo” de oportunidades de venta: las que aún se encuentran lejos de la conversión deben ser guiadas hacia ella con una estrategia de e-mail marketing. 
  • Elaboración de informes ROI (retorno de la inversión): configurar las herramientas de análisis es imprescindible para hacer seguimiento del Plan Digital de Crecimiento. Es el caso de Google Analytics, el propio CRM, y un software de automatización del marketing como HubSpot.

 

Además, en el marco del plan de desarrollo de negocios también es necesario que te plantees cómo será la situación de la empresa dentro de 3 años, así como tu papel en ella en el futuro. Asimismo, deberás afinar la idea de cómo va a ser el equipo, cuánto invertirás en innovación y cómo vas a encajar la previsión de costes y los hitos de financiación.