Inbound Sales es una metodología de ventas inteligente que da respuesta a los cambios de hábitos de compra de los últimos años. Los compradores tienen mayor control sobre sus transacciones, buscan ellos mismos la información y apenas necesitan del soporte de los vendedores para tomar su decisión. De hecho, suelen considerar molesta su intervención, y solo les interesa su ayuda en la fase final del proceso. Todo esto se ha acelerado con la pandemia de la COVID-19, que ha traído aparejado un importante auge del comercio online.

Una herramienta para hacer crecer tus ventas

En el contexto de crisis actual, con la entrada en el canal digital de muchas empresas y un aumento enorme de las transacciones online, la inversión en un sistema eficaz de ventas puede marcar la diferencia.

Las Ventas Inbound ponen a los compradores en el centro del proceso, buscando una forma lo menos invasiva posible de lograr la conversión. El objetivo es gestionar, calificar y conducir las oportunidades de venta a través del embudo. Así, la metodología Inbound Sales ofrece las mismas ventajas que el Inbound Marketing para atraer clientes, pero incidiendo en las ventas.

Las ventajas de apostar por una estrategia de Inbound Sales

El Inbound Marketing se vuelve un recurso fundamental para las Ventas Inbound. Del mismo modo que el Marketing Inbound tiene como objetivo facilitar el contenido más adecuado, en el momento justo y a la persona ideal, las Ventas Inbound:

  • Identifican la etapa concreta en la que se encuentra el cliente y lanzan una acción en función de ella. Cada acción es medible con distintas herramientas, guiando así al equipo de ventas a través del embudo, estimando la eficiencia de cada paso y monitorizando el proceso para reestructurarlo de ser necesario.
  • Permiten personalizar al máximo los mensajes y la oferta, ajustándolos a las necesidades del comprador y no dirigiéndolo todo, y de forma fría, a la venta. A esto hay que añadir que potencia el diálogo entre las partes, fomentando una relación de confianza.
  • Se pone el foco en la fidelización y la retención, no solo en cerrar ventas. Asimismo, se busca que, además de compradores, nuestros clientes se conviertan en prescriptores.
  • Permite un trabajo mucho más integrado entre los equipos de marketing y de ventas, aprovechando también la tecnología y la automatización para conseguir mejores resultados.

Es decir, los compradores encontrarán asesoramiento, más que presión para realizar la compra, todo a través de una relación transparente en la que tienen siempre el poder de decisión.

En el contexto post-pandemia, las compras digitales se configuran como el mejor y más seguro canal de ventas. Las personas consumidoras cada vez confían más en las transacciones online, cuentan con más información y también se encuentran con un mercado lleno de ofertas similares. Adoptando una estrategia Inbound Sales conseguiremos, en cada etapa del proceso, alinear a ese cliente tan exigente con nuestro equipo de ventas. Así, aprovecharemos todo el esfuerzo en marketing para entender cómo podemos ayudar a los Buyer Persona sin ser intrusivos y aportando confianza y valor.