La red social para fines profesionales es, sin duda, LinkedIn. Lo que comenzó siendo poco más que un currículum online que permitía alguna acción “social”, ha acabado por convertirse, en menos de dos décadas, en todo un estándar para proyectos empresariales de todos los tipos y sectores. 

¿Cuáles son las ventajas de LinkedIn para las empresas?

LinkedIn es una herramienta muy útil para generar leads y alimentar la base de datos. Es especialmente eficaz en el B2B y, en menor medida, en el B2C. Además, resulta una fuente de información fiable para periodistas, lo que puede redundar en impactos en medios. También permite publicar oportunidades laborales y gestionar los perfiles de los demandantes y, con una presencia bien gestionada, se puede humanizar la marca y establecer contactos directos con profesionales y proveedores. En resumen, ayuda a generar reconocimiento de marca, apuntalar el posicionamiento en el sector y aumentar la influencia.

Por todas estas razones LinkedIn para empresas debe ser parte imprescindible de nuestra estrategia de marketing digital. Pero, como suele suceder en el Social Media, no basta con estar. Hay que planificar, ejecutar acciones, medir y, sobre todo, aportar valor a la audiencia.

linkedin social selling

Consejos para sacar todo el provecho a LinkedIn para empresas

Crear una página corporativa es un proceso sencillo, pero debe acompañarse de una estrategia si queremos tener éxito. Estos son los pasos básicos para aprovechar al máximo la presencia de nuestra organización en LinkedIn:

    1. Crear la página desde la sección de Productos de un perfil de LinkedIn personal. Es interesante personalizar la URL resultante, para que sea amigable. Añadir logotipo, imagen de cabecera, completar la descripción y las especialidades —prestando atención a cómo queremos aparecer en las búsquedas—, nombrar varios administradores, incluir los grupos relacionados —de los que el creador de la página debe ser administrador—…  son solo algunas de las tareas para optimizarla que debemos llevar a cabo.
    2. Incluir LinkedIn en el calendario editorial para que el Community Manager pueda publicar y programar las actualizaciones. La clave es compartir contenido de valor, sin limitarnos a distribuir solo información corporativa. Es importante que las actualizaciones sean lo más visuales posible, incluyendo siempre una imagen o un vídeo.
    3. Crear grupos: es una forma de construir una buena reputación en un entorno profesional muy especializado y relacionado con nuestra actividad o intereses como compañía.
    4. Explorar los servicios empresariales de LinkedIn y ver cuáles se ajustan más a nuestros objetivos: desde crear páginas de productos para destacarlos, utilizar la herramienta para B2B LinkedIn Sales Navigator, el servicio para encontrar, captar y contratar nuevos talentos, la funcionalidad para promover la formación de los empleados, etc.
    5. Planificar una estrategia publicitaria: prueba distintos formatos para ver cuáles son más eficaces. LinkedIn ofrece la opción de contenido promocionado, anuncios de texto, mensajes InMail patrocinados y anuncios dinámicos.
    6. Mide los resultados de las acciones: es clave para optimizar los esfuerzos y lograr mejores cifras.

No hay que olvidar que los empleados son siempre los mejores embajadores de marca. Por eso es esencial fomentar su participación en LinkedIn y la interacción con la página de empresa. Servirá para humanizar la marca por un lado, y por otro para potenciar las estrategias de Social Selling que lleven a cabo los comerciales de la compañía.

ASESORÍA GRATUITA