El análisis de la competencia o benchmarking es una tarea imprescindible para diseñar una estrategia de marketing que funcione. Conocer a nuestros competidores y saber cómo venden y a quién, nos permitirá conseguir clientes con mayor facilidad y encontrar el posicionamiento en el mercado más adecuado. Entonces, deberemos:

  • Encontrar los puntos fuertes y débiles de su oferta.
  • Inspirarnos en sus mejores prácticas y evitar sus errores.
  • Identificar tendencias del sector.
  • Hacer seguimiento de su actividad.
  • Reajustar nuestros objetivos y actualizar estrategias.

Photo Of Person Typing On Computer Keyboard 735911 300x200

Pasos para hacer un análisis de la competencia

Analizar la competencia a nivel digital es el primer paso para establecer una estrategia de marketing online bien fundamentada. Para ello, estos son las tareas más importantes::

  • Detectar a los competidores y definir sus fortalezas y debilidades. En general, serán aquellos que se dirigen a un público similar al nuestro a través de soluciones parecidas, si bien podemos subdividirlos en tres:
    • Competencia directa: marcas con productos y canales de distribución muy similares. Se mueven en nuestro mismo nicho de mercado y se dirigen a los mismos clientes.
    • Competencia indirecta: aunque los canales, el mercado y el público objetivo son muy parecidos, hay diferencias relevantes en el producto.
    • Competencia sustitutiva: es la que oferta productos que satisfacen la misma necesidad que los nuestros, pero aportando características y atributos diferentes.
  • Analizar las campañas de marketing, la actividad en redes sociales, el Content Marketing, el PR, etc. Así, definiremos qué canales incluyen en su estrategia y cómo les funcionan.
  • Analizar su web (usabilidad, experiencia de usuario) y las estrategias SEO, para detectar las keywords que mejor les resultan y entender cómo son las búsquedas de los consumidores.
  • Determinar cómo plantean la inversión en publicidad digital.
  • Investigar su estrategia de precios, que es sin duda uno de los factores más influyentes en la decisión de compra.
  • Enfrentar toda esta información a nuestros propios objetivos y la estrategia que tenemos en mente. Eliminaremos aquello que no encaje con metas, identidad de marca u hoja de ruta, y reajustaremos lo que sea necesario.
  • Trasladar la información útil a los distintos departamentos e incluirla en los planes de marketing. 

Herramientas para un análisis de la competencia digital

En el mercado hay multitud de herramientas con todo tipo de planes para hacer analizar la competencia digital. Por ejemplo, Boardfy, para estudiar la estrategia de precios de otras organizaciones y mucho más, o Minderest.

Por otro lado, Screaming Frog es un imprescindible para estudiar el SEO, igual que Moz, que también permite el análisis del Social Media de los competidores; SemRush y SpyFu sirven, además, para el SEM. Por su parte, Ahrefs es útil para detectar backlinks, y no está de más contar con alguna herramienta especialmente completa como SERPSTAT. Asimismo, para hacer seguimiento a  campañas de marketing de competidores y detectar tendencias en el sector, destaca Pi-Datametrics.

Hay muchas más herramientas, algunas con planes gratuitos que ofrecen funcionalidades limitadas pero que pueden ser de utilidad. Aún así, no hay que olvidar que lo más importante del análisis de la competencia es saber interpretar la información obtenida, para aplicar mejoras en nuestra estrategia de marketing digital.

 

ASESORÍA GRATUITA