Un plan de marketing digital para la industria farmacéutica es toda una hoja de ruta con la que planificamos estrategias y acciones en pos de unos objetivos bien definidos. Elaborarlo exige muchas tareas de análisis y estrategia. Pero, ¿cómo hacer un plan de marketing online para la industria farmacéutica? ¿Qué pasos son necesarios para desarrollarlo? Los explicamos a continuación:

Nueva llamada a la acción
Nueva llamada a la acción

Análisis interno y del sector

En la primera etapa debemos centrarnos en conocer el entorno con un análisis externo sobre el estado actual del mercado farmacéutico, las tendencias y la competencia. También la situación política, social y económica que puedan afectar. Asimismo, es necesario un análisis interno para determinar en qué punto está la empresa, con qué recursos y capacidades (productivas, financieras, comerciales) cuenta, estudiar comercialmente el producto o servicio que ofrecemos y el proceso de compra y de distribución. 

Análisis de público objetivo

Elaborar nuestros Buyer Personas nos permite agrupar perfiles según características comunes. Para ello es necesario un completo estudio demográfico e incluir también necesidades, intereses, roles de compra, situación laboral, conducta online, relación con nuestra compañía, etc. Así, definiremos la audiencia que queremos atraer y convertir y humanizaremos y entenderemos mejor a nuestro público objetivo.

Estrategias 

Para definirlas hay que tener siempre presente los objetivos, la ventaja competitiva (y trasladarla al posicionamiento en el mercado) y cómo creceremos de forma estratégica (en base a la diferenciación, lanzamiento de un producto, etc.). Aquí la segmentación es fundamental: solo así lograremos centrar las acciones en ese perfil que necesita resolver una necesidad a través de nuestro producto o servicio. 

Campañas

En un plan de marketing online para la industria farmacéutica hay que dar especial peso a la web, así como al SEO y al SEM, estrategias como el Inbound Marketing, el ABM, los Ads, las estrategias en Social Media con acciones específicas para cada una de ellas y el Social Selling.

Las campañas que desarrollemos deberán tener un timing propio, unos canales y unas acciones bien definidas para desarrollarse con éxito.

Gestión del embudo de ventas

Tras la fase de captación y de maduración, entramos en la fase de ventas del embudo. Este proceso incluye desde la entrada del cliente potencial en nuestro sistema de ventas digital hasta que se convierte en cliente. Por el camino, lo cualificamos y nutrimos a través del lead nurturing. Una tienda online tiene el embudo más corto y directo, sin embargo en el B2B el embudo se alarga porque las decisiones las toman más personas y en un período de tiempo más largo. Una vez entra el prospecto en el embudo hay que poner en marcha las estrategias de nutrición a través del e-mail marketing, redes sociales o fuerza de ventas. Todo orientado a la conversión y a la fidelización.

Budgeting y calendario de acciones digitales

Lo ideal es elaborar un documento lo más claro y gráfico posible que sirva de hoja de ruta anual, que permita de un vistazo encontrar cada campaña y cuándo se va a activar. Esto es clave para planificar el trabajo del equipo de marketing, así como el control de los recursos y del presupuesto a lo largo del año

Es vital recoger en un documento las partidas necesarias para activar el plan de marketing online, señalando las fechas aproximadas en que será necesario contar con cada una de ellas.

Medición 

Una vez señalados los objetivos, hay que elegir las herramientas de medición y los indicadores clave de rendimiento o KPI (Key Performance Indicators) que nos indicarán cómo funcionan los procesos en marcha, al estar ligadas a los objetivo de negocio. Al analizarlos podremos optimizar las acciones. Es útil reunir en un cuadro de mando todas las KPI para facilitar el seguimiento.

El plan de marketing online para la industria farmacéutica o cualquier otro sector suele elaborarse anualmente. Es aconsejable revisarlo y modificarlo a medida que desarrollamos campañas, marcamos nuevos objetivos, detectamos cambios en el mercado, el público o la competencia, etc. Todo para planificar nuevas acciones que nos permitan adaptarnos a una realidad más cambiante que nunca.

Nueva llamada a la acción

Nueva llamada a la acción