¿Qué es el ratio de conversión?

El ratio de conversión o tasa de conversión es una métrica que indica cuántos usuarios realizan una acción determinada (conversión) dentro de nuestra web o blog. Se expresa en porcentaje, y conocerlo es clave para determinar si nuestra estrategia de Inbound Marketing está funcionando. Señala también si la web cumple con los objetivos y si el diseño facilita una óptima experiencia de usuario. No hay que olvidar que las conversiones se reducen cuando pedimos a los usuarios que lleven a cabo más acciones de las que desean. 

¿Cómo se calcula el ratio de conversión?

La fórmula para calcular la tasa de conversión es la siguiente: 

ratio de conversión = número de conversiones / visitas a la web. 

La conversión es la acción que hemos determinado como objetivo, ya sea completar un formulario, descargar un e-book, compartir un contenido, solicitar un presupuesto, suscribirse a una newsletter, realizar una compra, etc. Mejorar el ratio de conversión redundará en una mayor rentabilidad para nuestro negocio.

¿Cómo aumentar el ratio de conversión?

Para mejorar el ratio de conversión es fundamental que nuestra web tenga un objetivo claro y establecer indicadores de rendimiento o KPI desde el principio, para controlar las métricas continuamente. El CRM es una herramienta muy útil para realizar esta tarea. 

Así, para aumentar el ratio de conversión podemos llevar a cabo muchas acciones: cuidar las llamadas a la acción (CTA) para conducir a los visitantes y alinearlas con la meta que buscamos, simplificar al máximo el proceso de decisión reduciendo pasos en lo posible (por ejemplo, en los formularios), optimizar el diseño de la web y su usabilidad, transmitir un buen discurso de venta aplicando un copywriting de calidad, aportar credibilidad con testimonials y casos de éxito, incluir un chatbot para mejorar la experiencia del cliente y dirigirlo a la transacción, etc.