¿Qué es el Social Selling?

Es una técnica de Growth Hacking y Account Based Marketing para impulsar las ventas a través de las redes sociales, normalmente las profesionales, como LinkedIn. Se usa no solo para cerrar transacciones, sino también para identificar buyers persona, cualificarlos y establecer relaciones con ellos. De esta manera, aportamos contenido muy personalizado y en el momento ideal, consiguiendo acercarnos a las necesidades del momento de nuestro cliente potencial.

¿Cómo se hace Social Selling?

Con esta técnica se reducen los costes, se acorta el ciclo de venta, se humaniza la marca y se gana en eficacia. Implantarla implica alinear a los equipos de ventas y de marketing.

Para llevar a cabo una estrategia de Social Selling exitosa es necesario:

  •     Optimizar la página de LinkedIn de la empresa, así como los perfiles de los comerciales, enfocándolos a la venta.
  •     Compartir contenido propio para posicionarse como experto. Debe estar siempre alineado con la marca y su estrategia de Content Marketing.
  •     Llevar a cabo la identificación de contactos, para definir quién es el responsable de la toma de decisiones y qué otras personas influyen en las mismas. La herramienta Sales Navigator es muy útil para ello.
  •     Establecer un contacto directo con los prospectos, ofreciéndoles una propuesta con la que solucionar ese problema que hemos detectado.
  •     Es importante realizar todos estos puntos en su debido tiempo para conseguir una estrategia exitosa. No hace falta precipitarnos, dedicar el tiempo necesario a los anteriores puntos resulta vital.

Llevar a cabo una estrategia de Social Selling no es simplemente contactar a través de las redes sociales y enviar un mensaje tras otro hasta conseguir la conversión. Al contrario, es una manera de darnos a conocer, posicionarnos en la red y conocer aquellos perfiles con los que estableceremos una relación comercial lo más sólida posible.