¿Qué es el Outbound Marketing?

El Outbound Marketing es el marketing más tradicional, orientado a captar clientes a través de técnicas directas y unidireccionales. Es decir, la comunicación se establece desde la marca hacia el público, y no a la inversa. Es un marketing intrusivo, que interrumpe y aparece al margen del interés del usuario. Algunos ejemplos clásicos son la publicidad en televisión, prensa o radio, los soportes como marquesinas o vallas, el merchandising, las llamadas telefónicas o los stands de venta. 

El Outbound está perdiendo protagonismo frente a los buenos resultados de la metodología Inbound y el cambio de hábitos de las personas. Aún así, el Outbound se encuentra también en entornos digitales, por ejemplo en la publicidad antes de reproducir un vídeo de Youtube, o los pop ups en las webs.

El Outbound busca directamente la venta a través de la muestra del producto o servicio y sus ventajas. Es decir, no le interesa crear relaciones ni nutrir contactos, si no captar la atención, aumentar el reconocimiento de la marca y mejorar el posicionamiento con respecto a los competidores. Así, los contenidos que se generan en una campaña de Outbound Marketing son breves, sencillos, directos y de poco valor añadido, al contrario de lo que sucede en el Inbound.

Ventajas del Outbound Marketing

Si bien interrumpe la navegación, por lo que la experiencia puede resultar molesta y despertar poco o nulo interés en el usuario, el Outbound y el Inbound se pueden complementar para conseguir resultados:

    • Puede dirigirse a un público muy amplio, aunque también admite cierta segmentación.
    • Permite un contacto directo con el público.
    • Los resultados se ven a corto plazo, al contrario de lo que sucede en el Inbound.
  • Se puede adaptar a múltiples plataformas.

Todo esto pone de relieve la importancia del Inbound Marketing, que ofrece de una forma amable contenidos relevantes y de calidad, pensados para cubrir las necesidades de los usuarios y ayudarles a tomar la decisión de compra.

Diferencias del Outbound Marketing y el Inbound marketing

El Outbound es pura comunicación unidireccional, interrumpe y molesta, se centra en el producto o servicio y se dirige a un público muy general. No entretiene, suele usar medios tradicionales (televisión, radio, prensa), no aporta especial valor y no genera leads. Todo esto a diferencia del Inbound, que es atracción y conversión, una metodología centrada en el usuario y sus necesidades, con la que se ofrece contenido relevante que anime su interés y provoque su interacción. Se orienta, además, a la educación y el entretenimiento.