¿Qué es el Inbound Marketing?

El Inbound Marketing es una metodología de marketing digital que consiste en atraer clientes potenciales, interactuar con ellos y guiarlos a lo largo de todo el proceso de decisión según cuál es su perfil y la etapa en la que se encuentren. De esa manera les orientamos a la compra de una forma natural y nada intrusiva. El proceso acabará con una conversión y con muchas posibilidades de fidelizar, al haber sido una experiencia positiva para el usuario.

El Inbound Marketing da respuesta a nuevos hábitos de compra. Consigue que el cliente potencial descubra la marca a través de contenido útil y relevante ajustado a cada etapa del recorrido de compra. El contenido de calidad es la base de una estrategia Inbound, orientada a responder a las necesidades e intereses del cliente ideal para así lograr oportunidades de venta cualificadas. Esto se basa en confianza, credibilidad y mejor imagen de marca.

Es decir, es una metodología que no presiona al usuario, que lo atrae sin agresividad para conseguir que se vincule con la marca. Se aleja de las técnicas que interrumpen la navegación, o que le aportan información que no es de interés del visitante o que ni siquiera ha solicitado.

Ventajas de adoptar una estrategia de Inbound Marketing

  •     Creamos un canal de tráfico orgánico cualificado que generará oportunidades de venta de manera automatizada.
  •     Posicionamos la marca como experta en el sector, aumentando su autoridad.
  •     Creamos leads cualificados, tanto en B2B como en B2C y en organizaciones de cualquier sector o tamaño.
  •     Alinea los objetivos y el trabajo de los departamentos de marketing y de ventas.
  •     Ayuda a los vendedores a optimizar esfuerzos y conseguir más ventas, al permitirles poner el foco en leads que están cerca de la compra.

Etapas del Inbound Marketing

Es necesario entender que el usuario va a pasar por diferentes etapas desde que nos conoce hasta que conseguimos convertirlo en prescriptor de nuestra marca. 

Inbound Marketing Cycle

  •     Atracción: es la fase en la que se atrae a potenciales clientes a través de contenido relevante distribuido en la web, el blog y redes sociales, orientado a cubrir sus necesidades y optimizado para SEO.
  •     Conversión: consiste en transformar a esos visitantes en oportunidades de venta, obteniendo sus datos a cambio de, por ejemplo, un contenido descargable.
  •     Cierre: se trata de convertir las oportunidades de venta en clientes con la ayuda de técnicas de automatización del marketing como el lead scoring y el lead nurturing.
  •     Fidelización: conseguir la satisfacción y la confianza de los clientes para que sus compras sean recurrentes y además nos recomienden, es la clave en esta última etapa.