¿Qué es el embudo de conversión?

El embudo de conversión o funnel es un concepto del marketing digital muy aplicado en Inbound Marketing. Incluye las etapas que recorre un usuario hasta alcanzar el objetivo que buscamos, ya sea una compra, un registro o la generación de un lead

Este planteamiento ayuda a identificar en qué puntos del embudo abandonan más usuarios, para mejorarlos y conseguir el mayor número de conversiones posible. Es decir, es una herramienta muy potente de mejora y optimización de procesos.

En la primera etapa del proceso nos encontramos con un número muy alto de usuarios, que se van perdiendo a medida que avanzan por el embudo de conversión. Son los que no llegan a visitar la página de producto, los que no añaden nada al carrito, los que no entran a la página de producto, los que se van sin añadir un producto al carrito, los que abandonan antes de pagar, etc.

Fases del embudo de conversión

Son cinco, aunque pueden variar en función de la estrategia de marketing de la empresa, sus necesidades y la complejidad de su producto o servicio:

  1. Adquisición: es la fase de atracción de tráfico, que se logra con marketing de contenidos, optimización SEO, actividad en redes sociales, campañas publicitarias, link building y, en general, todo lo que nos dé visibilidad online.
  2. Activación: una web optimizada y con contenido de calidad serán claves. Lo que buscamos es atraer poco a poco a nuestra audiencia con contenido de su interés. 
  3. Retención: es la etapa en la que trabajaremos para convertir esos contactos en leads. El usuario decide si realiza o no la compra y, para conducirle a la transacción son necesarias acciones para nutrir esas oportunidades de venta. Mantener la relación y ofrecer contenido cada vez más relevante es esencial para que nos mantenga como primera opción de compra.
  4. Venta: en la fase de venta comprobaremos el éxito del embudo al cuantificar el número de conversiones. 
  5. Referencia: en esta etapa los clientes se convertirán en seguidores y recomendarán nuestros productos o servicios. Trabajar su satisfacción es clave para transformarlos en verdaderos embajadores de marca.

Para realizar el análisis de las fases del embudo de conversión e introducir mejoras es recomendable utilizar un software como HubSpot.